146. Física cuántica y relaciones de pareja

La física cuántica es una rama o teoría de la ciencia muy interesante, es, para mí, lo que tiene la capacidad de unir la espiritualidad y la ciencia.

Es muy normal tomarnos con mucho escepticismo ciertas cosas, y es que se ha hablado mucho y muy rápido del tema, pero cuando te acercas a la esencia misma de estos pensamientos puedes llegar a descubrir cosas muy interesantes.

Hoy voy a hablar de cómo la física cuántica puede explicar y ayudarte a cambiar tus relaciones para siempre. 

Esto es el rincón de la espiritualidad y las relaciones episodio número 146.

Intro:

  • Esto viene de algo que he estado estudiando últimamente
  • No se trata de volvernos físicos, sino de entender la esencia del mensaje.
  • Esto explica porque las cosas se nos repiten.
  • Si no desafiamos constantemente nuestra realidad nada nuevo va a ocurrir.
  • Documental ¿Y tú qué sabes?
  • Invitación a mi lista de correo.

Tema del día:

Los pensamientos humanos pueden transformar lo que conocemos como realidad, aquello que comprobamos a través de los sentidos y que consideramos como lo cierto.

Los seres humanos nos hemos acostumbrado a que lo que percibimos a través de nuestros sentidos es lo real y esto lo utilizamos para darle una explicación a todo lo que somos, generamos una identidad limitada a eso que percibimos y las experiencias que tenemos, creemos que somos lo que vemos y nos resignamos a eso.

El problema es que por más que observamos o estudiemos hay cosas que no podemos explicar a través de la razón, la ciencia lo ha intentando explicar todo durante mucho tiempo y es cierto que ha avanzado mucho, pero siguen existiendo muchos interrogantes y aún con el método científico hay muchas cosas que antes se dieron por ciertas, habia experimentos que lo comprobaban, pero al final resultó que no era cierto.  

¿Cuánto de lo que entendemos hoy como cierto, no lo es en realidad? ¿Qué pasa con eso que no se ha podido explicar?  

Yo mismo pasé muchos años con una lucha interna entre ciencia y espiritualidad, quería tener respuestas exactas, que no me engañarán, no creerme cualquier cosa y que el intelecto prevaleciera sobre todo lo demás, pero al final acepte o me rendí a la idea de que ese no era el mejor camino, que estaba tratando de entender todo esto por la fuerza y lo único que iba a lograr con esto era terminar muy cansado, pero con el mismo vacío existencial.

Desde hace unos años se comenzó a desarrollar una teoría a través de la física cuántica que ha empezado a entrar en un espacio donde no todo lo que entendemos como cierto lo es y la realidad tal cual la percibimos no es la realidad. Todo esto lo explica partiendo de las partículas más pequeñas del universo, las cuales supone que son ondas y a su vez las ondas son partículas.

Esto supone un cambio muy grande en la forma en la que entendemos el universo, cambia mucho de lo que había sido dado por cierto y abre un mundo de posibilidades diferente, en el que las ecuaciones físicas que explicaban el mundo ya no son determinísticos, sino que cada acto dependiendo de ciertas circunstancias puede dar uno u otro resultado.

Esto lo vieron a través del experimento de la doble rejilla, donde hicieron pruebas con distintas partículas lanzadas contra una barrera con dos rejillas, observaron como partículas que claramente eran una onda generaban un patrón de interferencias o mejor dicho varias líneas al otro lado de la barrera, de cuando lo hacían con partícula sólida como una pelota y al otro lado claramente se veían dos líneas en la pared. Decidieron hacer el mismo ejercicio con un electrón y se dieron cuenta que su comportamiento era como el de una onda, un patrón de interferencias, pero como no sabían lo que pasaba decidieron observar el patrón de cerca y ante el mismo experimento los electrones cambiaron su comportamiento y lo hicieron como si se tratara de una partícula sólida.

Con esto lo que se puede concluir es que la función del observador tenía influencia sobre el resultado final del comportamiento de la materia, es decir, que no podríamos decir a priori el comportamiento de algo sin tener en cuenta el observador, lo que implica que el universo entero es un mundo infinito de posibilidades hasta que aparecemos como observadores y limitamos la experiencia percibida. 

También se encontró en el desarrollo de estas teorías que todo está conectado, es decir, que una partícula tiene una conexión con otro sin estar en contacto o estar cerca, de hecho, dos partículas definidas como individuales a millones de kilómetros de distancia siguen estando conectadas.    

Este entrelazamiento de las cosas hace que no haya realidades independientes unas de otras, es decir, que todos estamos conectados, que todos somos uno.

¿Los humanos afectamos la realidad?

Sí, la forma en que nos acercamos a las cosas y nuestro pensamiento, pero sobretodo nuestra intención hace que la experiencia final de las partículas sea afectada.

Se hicieron varios experimentos donde generadores aleatorios o por ejemplo cristales de agua se exponen de distintas maneras a los pensamientos humanos, destacando siempre la modificación del resultado, ya no es aleatorio, es un resultado orientado y alineado por el observador, por los pensamientos, por la intención.

Incluso en un experimento realizado con una grabación de un audio encontraron que la capacidad de la persona que escucha pueda llegar incluso a afectar lo que ya fue grabado antes, como si se devolviera en el tiempo, es decir que la realidad se configura en el momento de la observación y no solo de la generación.

Todo esto tiene sentido si comenzamos a unirlo con esa cantidad de experiencias humanas que han estado durante muchos años sin explicación, comunicación telepática por ejemplo, entre muchas otras.

Desde que me levanto hasta que me acuesto estoy creando mi día, estoy generando mi realidad, es un ejercicio de cocreación constante como observadores. En la medida en que vamos avanzando por la vida nos vamos acostumbrando a ciertas cosas generadas por nosotros, lo aceptamos como real y vamos generando patrones neuronales y físicos que confirman esa realidad, se adaptan aceptandolo como verdad.

Ser inconsciente de todo esto es vivir aceptando lo que nos tocó como realidad, nos quita poder y no nos permite acceder a ese universo ilimitado de posibilidades, sumergiéndonos en una realidad que no es real y que creamos nosotros, pero que termina siendo como algo real.

Los sentimientos, ideas y pensamientos están relacionados profundamente, todo al mismo tiempo genera lo que llamamos realidad.

Por ejemplo el concepto de amor, es una realidad distinta para cada persona, dependiendo sus pensamientos, experiencias y su observación sobre todo esto se va a transformar, por eso para todos el amor significa algo diferente y en lo que a algunos puede generar algo agradable, para otras personas termina siendo una experiencia desagradable y frustrante.

Lo que se ha vivido con las religiones durante tantos años es un ataque desde la racionalidad en cuanto a que no es demostrable desde la razón, pero aún así siguen apareciendo una cantidad muy grande de milagros o hechos alcanzados a través de la conexión espiritual que no hubieran sido posibles de otra forma.   

No podemos decir que hemos vivido plenamente si al final solo nos pasamos repitiendo lo que nos ha generado sensaciones placenteras en el pasado, si dejamos que nuestra realidad sea un continuo en automático y no tomamos el control.

Nos pasamos diciendo tengo que hacer esto o lo otro, nos rendimos ante la circunstancia, ante nuestros propios pensamientos, pero quienes realmente logran llegar a un nivel diferente, los que se consideran como maestros, son aquellos que comienzan a vivir cada día como un mar de posibilidades.

Todas nuestras células se ven transformadas por nuestro pensamiento, es la unidad más pequeña de conciencia del cuerpo y nuestros pensamientos son los mensajeros que modifican esa conciencia.

Asumir la responsabilidad sobre nuestro poder creador, nuestros pensamientos, nuestra mente y entender que desde ahí es desde donde generamos nuestra realidad ¿Que es lo que queremos vivir?

Todo esto nos lleva a pensar que nosotros mismos tenemos el poder de Dios, que somos Dios en cuanto a nuestro poder creador se refiere, pero la forma correcta de verlo es que todo y todos somos Dios, todos somos la divinidad en sí misma. La espiritualidad está por todas partes.

Estamos acostumbrados a ver la realidad desde las limitaciones que hemos construido, pero salirnos de ahí es la clave para vivir de manera ilimitada, pero no lo sabremos hasta que no nos convirtamos en aquello que es capaz de observar desde otro punto, de vivir desde una nueva realidad, ahí lo entenderemos.

Después de ver todo esto, de procesarlo un poco, la conclusión a la que podemos llegar es que hay una mente única, algo superior a todo lo que conocemos. Dios.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies